Advertisement
Advertisement
Advertisement
Advertisement
Advertisement

Todos alguna vez, fuimos amores pasajeros de trenes que no iban a ningún lado.

En el amor soy como el arbolito de Navidad, doy alegría 30 días y después me mandan a la chingada.